Edipo descubre el enigma

Edipo descubre el enigma
Edipo maldice a Polinices (Œdipe condamne Polynice), en presencia de Antígona e Ismene.
 Retrato: Óleo sobre lienzo, pintado por: Marcel Baschet (1883)

Edipo descubre el enigma

Se ve acercarse entre dos servidores de Edipo, al viejo pastor de Layo.

Edipo (al mensajero): Es a ti primer extranjero de Corinto, a quien interrogo. ¿Es éste el hombre a quien te referías?

Mensajero: Es él; lo tienes ante tus ojos.

Edipo (Al pastor): Tú, anciano, mírame y responde a todas mis preguntas ¿Pertenecías en otro tiempo a Layo?

Pastor: Era su esclavo; no por compra sino por haberme criado en el seno de su hogar.

Edipo ¿A qué te dedicabas? ¿Cuál era tu ocupación?

Pastor: Casi toda mi vida la he pasado en pos de los rebaños. Edipo: ¿Qué comarcas frecuentabas?

Pastor: ¿Qué hacía? ¿De quién hablas?

Edipo: Del hombre que está junto a ti. ¿Has estado alguna vez en relaciones con él?

Pastor: No puedo responder en seguida; ya no me acuerdo.

Mensajero: En esto, señor, no hay nada de particular. Pero te haré recordar claramente lo olvidado. Estoy seguro de que me ha visto cuando sobre el Citerón, él con dos rebaños, y yo con uno sólo, pasábamos como vecinos, desde la primavera hasta que aparecía la estrella Arturo, tres trimestres enteros. Cuando llegaba el invierno, yo volvía a mis establos y él a los apriscos de Layo. ¿He dicho sí o no la verdad sobre lo que hacemos?

Pastor: Dices la verdad, pero de eso hace tanto tiempo.

Mensajero (mostrando a Edipo): Pues aquí tienes al que era en aquel tiempo pequeñito.

Pastor: Que los dioses te confundan ¿No vas a callarte?

Edipo: No te enfades con él, anciano. Son tus palabras, más bien que las suyas, las que merecían ser castigadas.

Pastor: ¿En qué he faltado, yo, señor, el mejor de los amos?

Edipo: En no contestar a lo que él te pregunta acerca de ese niño. Pastor: Porque él habla sin saber y se toma un trabajo en vano.

Edipo: Pues si tú, de buen agrado, no quieres hablar, hablarás a la fuerza.

Pastor: En nombre de los dioses, no me maltrates, que soy anciano.

Edipo: Que se les aten al instante las manos detrás de la espalda.

Pastor: ¡Qué desgraciado soy! Y ¿Por qué razón? ¿Qué quiere, pues, saber?

Edipo: El niño ese de quien se habla ¿se lo entregaste tú?

Pastor: Sí, y ¡ojalá yo hubiera muerto aquel día!

Edipo: La muerte te llegará si no dices la verdad exacta.

Pastor: Si la digo estoy perdido con mucha más seguridad.

Edipo: Este hombre, a lo que veo, anda buscando rodeos.

Pastor: No los busco; ya que le he dicho que se lo había entregado.

Edipo: ¿De quién lo recibiste? ¿Era hijo tuyo, o bien de otro?

Pastor: No era mío, era de otro de quien había recibido.

Edipo: ¿De quién entre estos conciudadanos, y de qué hogar?

Pastor: ¡No, por los dioses, no señor, no lleves más allá tus investigaciones!

Edipo: Estás perdido si tengo que repetirte la pregunta.

Pastor: Pues bien, era un niño nacido en el palacio de Layo.

Edipo: ¿Era un esclavo o un hijo de raza?

Pastor: ¡Ay!, ¡heme aquí ante una cosa horrible de decir!

Edipo: Y para mí también horrible de oír. Pero, la que está en casa, tu mujer, te diría mejor que nadie cómo fue todo eso.

Edipo: ¿Te lo dio ella? Pastor: Sí, rey.

Edipo: ¿Para qué?

Pastor: Para que lo hiciera desaparecer. Edipo: ¿Una madre? Desgraciada. Pastor: Por medio de horribles oráculos.

Edipo: ¿Qué decían esos oráculos?

Pastor: Que aquel niño debía matar a sus padres.

Edipo: Pero tú ¿por qué se lo entregaste a ese anciano?

Pastor: Por piedad, señor. Pensaba que se lo llevaría a otra comarca, a la isla donde él vivía. Más él, para las más grandes desgracias, lo guardó junto a sí. Porque si tú eres el que él dice, has de saber que era el más infortunado de los hombres.

Edipo: ¡Ay!, ¡Ay! Todo se ha aclarado ahora. ¡Oh luz, pudiera yo verte por última vez en éste instante! Nací de quien no debería haber nacido; he vivido con quienes no debería estar viviendo; maté a quien no debería haber matado.
Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.