Franz Kafka

Franz Kafka en 1906

Franz Kafka

Kafka es, sin dudas, el escritor checo más renombrado de todos.  Los incidentes en el hogar paterno han sido comentados por sus biógrafos y las cartas que dirigiera a su padre nos lo han presentado como un hombre inseguro, inaccesible y lleno de traumas que se inician en la niñez.  Era vegetariano, buen nadador, mejor jinete y remero, amaba las grandes caminatas por el campo.  Sus vacaciones le llevaron a Italia, Suiza, Berlín, Hungría, Weimar.  Este amante de la naturaleza era también un hombre sociable que tuvo la suerte de conservar en vida y en el más allá, la amistad de Max Brod su amigo, confidente y albacea literario gracias al cual se salvaron de ser incinerados (contra la voluntad de Kafka) sus mejores escritos.

Su vida sentimental fue accidentada y poco feliz: se compromete en 1914 y rompe su compromiso tres años después, cuando se declara su tisis y ha de emprender su penosa peregrinación por distintos sanatorios; dos años escasos duran, de 1920 a 1922, las relaciones con Milena, seguidas también de fracasos. Sólo el último año de su vida, de 1923 a 1924, encuentra la mujer que parecía ofrecer más estable equilibrio a su vida, la judía Dora Dymant, proferosa de hebreo, con la que vive en Berlín en los tremendos momentos de la inflación. Con Dora aprende hebreo.

Muere en el sanatorio Kierling, cerca de Viena, el 3 de Junio de 1924. Tiene 41 años.
Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.